Estructuramos la narrativa para contar una historia en vez de mostrar información.

Contar historias es una habilidad natural que la humanidad ha desarrollado para transmitir y conservar el conocimiento. Por esto, las experiencias persuasivas exitosas son las que convierten los datos en historias que la audiencia quiere conocer, recordar y relatar.

Existen múltiples estructuras narrativas provenientes de la literatura, el teatro y el cine que pueden adaptarse para exponer una idea. Para descubrir cuál es la adecuada para nuestra necesidad de comunicación organizaremos los contenidos en las siguientes categorías.

Acercamiento:
¿Cuál es la situación actual o problema que nos conecta?

Propuestas:
¿Cual es la nueva realidad que podemos alcanzar?

Evidencias:
¿Cuales son las ideas que soportan su punto de vista?

Acción:
¿Qué tienen que hacer para ser parte del cambio que les ofrece?